Rentabilidad sobre ventas: Todo para calcularla e interpretarla

rentabilidad sobre ventas
La rentabilidad sobre ventas es un indicador bastante fácil de calcular que además es imprescindible para conocer la viabilidad de tu negocio

Comparte este post

Dice una célebre frase: “Lo que no se puede medir, no se puede mejorar”. No es el caso de la rentabilidad sobre ventas, un indicador bastante fácil de calcular, que además es imprescindible para conocer la viabilidad de tu negocio. 

Y es que más importante que vender es conseguir que estas ventas sean rentables. Porque claro, ¿de qué sirve alcanzar los objetivos de ventas si tu empresa pierde dinero?

En este nuevo artículo de Mobilvendor descubriremos qué es la rentabilidad sobre ventas, cómo calcularla, cómo interpretarla y qué hacer para optimizar este indicador tan importante.

¿Qué es y cómo se calcula la rentabilidad sobre las ventas?

La rentabilidad sobre las ventas es un ratio financiero que resulta de dividir el beneficio de explotación entre las ventas netas

El resultado es un indicador que permite evaluar la eficiencia operativa de la empresa, es decir, la capacidad que tiene la empresa para convertir las ventas en beneficios. La rentabilidad de ventas indica cuánto se obtiene de beneficio por cada euro del importe de las ventas de un periodo determinado.

La rentabilidad sobre ventas sirve para medir tanto la eficiencia de la empresa como su rentabilidad, y es un indicador sumamente importante para los inversores y otros stakeholders. Es una métrica clave para conocer las posibilidades que tiene una empresa de recuperar su deuda, de retribuir la inversión. 

La rentabilidad sobre ventas se calcula con la siguiente fórmula:

Rentabilidad sobre ventas = Beneficio bruto/Ventas

Para aplicar la fórmula, al tomar el beneficio bruto no se tienen en cuenta amortizaciones, intereses o impuestos. En cuanto a las ventas, no se miden los ingresos totales, sino las ventas netas, es decir, hay que restar los reembolsos o créditos por devoluciones de mercancía y otros conceptos.

El resultado de la división es el porcentaje de ingresos que se convierte en beneficio.

Para mejorar la rentabilidad sobre ventas, la empresa necesita encontrar formas de reducir los costes mientras mantiene o aumenta los ingresos por ventas.

¿Cómo afectan las ventas a la rentabilidad de tu empresa?

Ningún negocio puede ser rentable sin ventas, pero un descenso en la cifra de ventas no tiene por qué significar menor rentabilidad. 

Cuando hablamos del ratio de rentabilidad de ventas, normalmente nos estamos refiriendo a un dato general en el análisis de datos de la empresa, que es el resultado global que suele interesar a los inversores. Pero hay que tener en cuenta que la mayoría de empresas vende no sólo uno, sino toda una serie de productos y/o servicios. 

La rentabilidad de ventas de un negocio es la suma de las rentabilidades individuales de todos los productos o servicios que comercializa. Cuando la empresa se plantea mejorar la rentabilidad sobre ventas, necesita conocer la rentabilidad individual de cada uno de ellos.

Este cálculo exige calcular qué parte de los costes de producción hay que repercutir en cada producto o servicio de los que comercializa la empresa, algo más complejo que conocer el importe de las ventas de cada uno, pero igualmente importante.

En el caso de que la empresa esté arrojando una tasa de rentabilidad sobre ventas inferior a lo deseado, calcular la rentabilidad individual de los productos nos permitirá conocer cuáles son los que están lastrando el resultado.

Cuando el dato de rentabilidad de un producto individual es negativo, el hecho de que aumenten las ventas de éste significa una bajada de los beneficios. De igual modo, lograr aumentar las ventas de un producto con una buena rentabilidad individual implica un aumento de los beneficios.

Ojo, esto no significa que la empresa deba optar por retirar de la producción los productos menos rentables. A veces sucede que un producto poco rentable o incluso no rentable se siga ofreciendo porque forma parte de la estrategia de la empresa, por ejemplo, por su capacidad de atraer clientes.

Para un buen manejo de este indicador, es imprescindible que la empresa conozca la rentabilidad individual de sus productos o servicios y la forma en que las ventas de cada uno afectan al resultado global. 

¿Cómo interpretar tu ratio de rentabilidad sobre ventas?

Vamos a verlo con un ejemplo:

¿Qué empresa es más rentable, la empresa A que ingresa $150.000 de ventas con un coste de 100.000€ o la empresa B que vende por valor de $75.000 requiriendo para ello $30.000?

El ratio de rentabilidad sobre ventas de la empresa A es del 33%, mientras que el de la empresa B, del 60%. Es mucho más rentable la empresa B, y este es un ejemplo que muestra claramente que una cifra de ventas muy elevada no significa, ni mucho menos, que la empresa sea rentable.

El cálculo de este ratio, la monitorización de su evolución y su análisis, resulta mucho más sencillo cuando se utiliza un software especializado de gestión comercial.

Esto permite llevar el análisis a otro nivel. Cuando el ratio va creciendo, significa que la empresa está consiguiendo ser más eficiente. Sin embargo, un ratio decreciente es indicio de menor eficiencia y de problemas financieros presentes o inminentes.

Si no se dispone del dato en diferentes periodos, se puede comparar el resultado de la empresa con el ratio de rentabilidad de otras empresas. Sin embargo, este ratio varía mucho de un sector a otro, por lo que sólo debe utilizarse para comparar empresas del mismo sector, mejor aún si es entre empresas con modelos y cifras de negocio similares.

Utilizar un módulo de gestión comercial como el de Mobilvendor te proporcionará toda la información que necesitas para mejorar la toma de decisiones y también tu estrategia. Consigue que tu empresa ofrezca una imagen actual fiable y solvente con una herramienta de nueva generación.

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe únicamente contenido de interés. No te enviaremos spam :)

Explora otras publicaciones