Contabilidad y estado de resultados: El estado de resultados en contabilidad

Contabilidad y estado de resultados
Explicamos la importancia de la contabilidad y estado de resultados. La contabilidad es parte esencial de cualquier empresa que quiera conseguir rentabilidad

Comparte este post

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Explicamos la importancia de la contabilidad y el estado de resultados. La contabilidad es parte esencial de cualquier empresa que quiera conseguir rentabilidad. Entre los aspectos más importantes de este mundo se encuentra el estado de resultados en contabilidad.

Como veremos a lo largo de este artículo, permite a las empresas de todos los tamaños visualizar el estado financiero de la mismas, con informes relacionados con sus ganancias y pérdidas a lo largo de un determinado periodo financiero.

Contabilidad y estado de resultados

La contabilidad es una de esas tareas pesadas para las pequeñas empresas y que con frecuencia se subcontratan. Se trata de algo delicado, porque un mal cálculo puede privar a la empresa de competitividad o incluso de un futuro viable.

El estado de resultados en contabilidad permite saber si la empresa está cumpliendo sus objetivos, generando beneficios o gastando demasiado.

Los pasos para hacer este informe no son complicados, si bien requieren de contar con toda la información necesaria sobre las cuentas corporativas, tales como los costes de producción, personal, maquinaria, inmovilizado, etc. 

¿Qué el estado de resultados?

Se trata de uno de los informes financieros más importantes de tu empresa, donde se muestran las ganancias y pérdidas durante un periodo de tiempo determinado

Las ganancias o pérdidas se calculan tomando los ingresos y restando todos los gastos.

El estado de resultados es uno de los tres estados que se utilizan tanto en las finanzas corporativas como en la contabilidad en general. Junto al flujo de caja y el balance general, completa la información financiera estándar de cualquier empresa.

Es corriente que se divida en periodos de tiempo que sigan las operaciones de la empresa. Lo más común es que se realice una vez al mes con propósitos internos. Algunas empresas pueden manejar periodos de tiempo más cortos, dependiendo de la cultura empresarial, el país o el sector.

Los trimestrales, cuatrimestrales y anuales también suelen ser periodos de tiempo comunes en los estados de resultados.

Se trata de un buen lugar para comenzar un modelo financiero para tu empresa, ya que requiere de una menor cantidad de información financiera que el balance general y que el flujo de caja. En términos de información, realizar este informe es el paso previo a los otros dos.

¿Cómo hacer paso a paso un estado de resultados?

Si ya tienes claro lo que es un estado de resultados y qué tipo de información requiere, es hora de ponerse manos a la obra.

Componentes de un estado de resultados

El tipo de operaciones y el sector de la empresa influirán en este informe, por lo que no hay dos iguales. Sin embargo, hay ciertas partidas genéricas que pueden servirte de punto de partida para hacer paso a paso un estado de resultados.

Se suelen incluir las siguientes partidas:

Ingresos/Ventas

Se trata de los ingresos directos de la empresa, bien por ventas de productos o de servicios. Es importante incluir todas las fuentes de ingresos que se suman a los ingresos totales.

Coste de los bienes vendidos

El coste de los bienes vendidos o coste de ventas para las empresas de servicios son costes directos a computar. Puede incluir cosas como la mano de obra, las piezas, los materiales, la maquinaria o las herramientas o los gastos de personal.

También es posible incluir en esta partida los costes derivados de la depreciación, que veremos más adelante.

Beneficio bruto

El beneficio bruto se calcula restando el coste de los productos vendidos (o servicios) de los ingresos generados.

Gastos de marketing, publicidad y promoción

La mayoría de las empresas, y más desde que muchas de ellas comercializan sus productos mediante internet, tienen gastos derivados de la promoción de productos y servicios

Es normal que se agrupen los gastos de marketing, publicidad y promoción, ya que en definitiva tratan de dar a conocer la marca y sus productos y servicios.

Gastos generales y administrativos

En esta partida se incluyen los gastos relacionados con la administración de la empresa, así como los de ventas. Estamos hablando de salarios, sueldos, alquileres y gastos de empresa como internet, móviles, seguros, viajes, dietas y un largo etcétera.

Ganancias antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización

Esta partida se calcula restando los gastos de venta, generales y administrativos (excluidas la amortización y la depreciación) del bruto.

Gastos de depreciación y amortización

La depreciación y amortización son gastos no monetarios que distribuyen el coste de activos como propiedades, equipos o vehículos

Ingresos operativos

Los ingresos operativos representan lo que se gana con las operaciones comerciales regulares. Es un término comúnmente utilizado en finanzas y significa ganancias antes de intereses e impuestos.

Intereses

Muchas empresas tienen créditos que generan intereses que se deben pagar mensualmente. Es normal que las empresas contabilicen esta partida de forma separada porque pueden suponer una partida importante.

Otros gastos

Además de todo lo mencionado anteriormente, muchas empresas pueden tener gastos exclusivos de su industria como, por ejemplo, gastos derivados del cumplimiento.

Por cumplimiento nos referimos a la normativa que acompaña determinadas industrias, como la alimenticia o la farmacéutica. Deben hacer frente a auditorías, controles estrictos y requisitos de calidad importantes. Todas estas actividades pueden suponer un importante desembolso que se contabiliza aquí.

También tiene sentido contabilizar en esta partida los gastos en I+D, las ganancias o pérdidas por la venta de inversiones, el impacto en los tipos de cambio y otros muchos gastos específicos de la industria o la empresa.

Ingresos antes de impuestos

Se obtienen restando los gastos por intereses de los ingresos operativos. Este es el subtotal final antes de llegar al ingreso neto.

Impuestos sobre la renta

Los impuestos sobre la renta se refieren a los impuestos correspondientes que se cargan sobre los ingresos antes de impuestos. El gasto fiscal total puede consistir tanto en impuestos corrientes como en impuestos futuros.

Ingresos netos

La utilidad neta se calcula deduciendo los impuestos sobre la renta de los ingresos antes de impuestos.

¿Cómo se presenta un estado de resultados?

Un estado de resultados se presenta en forma de hoja de cálculo, donde se reflejan todas las partidas que acabamos de analizar.

Lo interesante es comparar estados de resultados de distintos periodos, porque un periodo aislado solo nos dará una imagen del estado financiero de la empresa en ese momento.

Gracias a la comparación podemos ver si la empresa ha tenido un crecimiento sostenido a lo largo de los meses, trimestres o años o si, por ejemplo, tienen problemas para equilibrar determinadas partidas.

Además, estas comparaciones permiten a los responsables de las finanzas de la empresa tomar decisiones en el corto plazo que impacten en el flujo de caja y en el balance general.

No hace falta decir que no tienes por qué hacer todos estos cálculos tú solo. Puedes contar con una herramienta que te asista, como Mobilvendor.

Gracias a sus distintos módulos, entre los que se incluye uno de contabilidad, podrás conocer el todo momento cuál es el estado de resultados de empresa en poco pasos. Monitoriza, administra y gestiona tu negocio para que realizar este informe no sea una tarea abrumadora.

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe únicamente contenido de interés. No te enviaremos spam :)

Explora otras publicaciones